Chronica Spellbound – Capítulo 2

Aquí tenéis todos los capítulos publicados de Spellbound

Me cuesta un montón empezar un escrito ficcional porque me quedo un buen rato bloqueado ante la infinitud de posibilidades. Parece contradictorio, pero si quieres dar a las a la creatividad lo mejor que puedes hacer es ponerte límites; es algo que he aprendido tanto en clases de impro-teatro como en cursos de creatividad.

A ver si logro explicarlo bien. La ausencia de reglas mínimas o de fronteras nos apesadumbra. Piensa en la última vez que estabas de vacaciones, con un mogollón de opciones a tu disposición. Es muy posible que al final acabarás haciendo lo de siempre o que tardarás mucho tiempo en decidirte.

En cambio, seguro que en el trabajo cuanto más concreto es tu objetivo, no solo te concentras más, sino que de repente te salen todo tipo de ideas.

Así que cuando me bloqueo decido ponerme un objetivo y darlo todo aunque al principio no parezca tener mucho sentido.

Fuente de la imagen: Medium

Para arrancar un texto narrativo escrito en primera persona, un objetivo que normalmente me funciona es el de empezar con una opinión muy particular del protagonista, que ya empiece a mostrarnos de qué color son los engranajes de su cabeza. Al concentrarme en ello para el capítulo 1, me salió en el primer borrador algo así como “Odio saber en todo momento cuándo me estoy cargando al planeta, como ahora que he tirado una bolsa de patatas al suelo”. Luego lo cambié a algo más general como “Odio la voz en mi cabeza” para poco a poco ir desgranando las particularidades de Chronica.

Como el capítulo 2 iba a tener más acción e iba a tener que meter a Chronica en el teatro, el objetivo del capítulo 1 no me iba tan bien. Así que me propuse otra limitación: coger la primera frase del capítulo 2 de una novela random y empezar por ahí. Acabé cogiendo un cuento de una revista de misterios antigua, creo que era de Black Mask. Empezaba con un “El Teniente Yoquesé me estaba esperando fuera del hotel Nolorecuerdo”. 

Desde fuera puede parecer una chorrada, pero solo esa frase ya me permitió un borrador inicial donde ya veía la trayectoria de cada escena (exterior, entrada, patio de butacas, camerino). Luego cambié mil cosas, claro, pero lo básico ya lo teníamos.

Así que la próxima vez que te abrumen las posibilidades, coge un bazuca y derriba unas cuantas hasta que solo te queden dos o tres.

Y después de otra introducción sorteada explicando mis quebraderos de cabeza, ¡espero que disfrutes de esta nueva entrega!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s